Remedios caseros para tratar la diarrea vírica

Uno de los aspectos que más debemos cuidar en el momento en que contraemos una diarrea vírica es la alimentación. Mantener el cuerpo bien hidratado será uno de nuestros principales objetivos, ya que el aumento del número de deposiciones (y, además, líquidas) hará que perdamos mucha más agua de lo habitual, así como sales y minerales esenciales para nuestro organismo. Por esta razón, aquí te traemos algunos alimentos y bebidas que sin duda alguna te servirán para aligerar los síntomas y que constituyen unos buenos remedios caseros a tener en cuenta para la diarrea.

Arroz

El arroz es uno de los clásicos para tratar la diarrea; este alimento es rico en almidón, lo cual nos ayudará a compactar las heces. Debe ser consumido en su forma más elemental, es decir, blanco (nada de integral u otras variantes), cocido y sin aceites ni ningún otro tipo de condimento. Como mucho se le pueden añadir unas gotitas de limón; en dietas muy estrictas en las que no podemos ingerir sólidos también es de mucha utilidad el mismo agua resultante de la cocción del arroz.

Limón

Otro de los imprescindibles para tratar la diarrea vírica es este cítrico con propiedades astringentes. Al evitar la pérdida de líquidos desde el mismo intestino se facilita la normalización del flujo de ácidos que recorre nuestro aparato digestivo. Debido a que el zumo de limón resulta sumamente ácido, resulta conveniente rebajarlo con agua; también es bueno añadir un poco de sal y de bicarbonato, de manera que así facilitamos la recuperación de minerales en el organismo.

Zanahoria

Puede que cuando pienses en las zanahorias lo primero que se te venga a la cabeza sean sus propiedades beneficiosas para la salud ocular; sin embargo, las ventajas de consumir este alimento no sólo se limitan a la vista, sino que también resulta una excelente opción para cuidar nuestro sistema digestivo cuando nos encontramos ante un episodio de diarrea. Consúmela cocida o en puré, mejor en compañía de un buen arroz blanco para acabar de rematar el menú; la patata también es un buen alimento en estas circunstancias, pero huye de verduras y hortalizas que sean crudas o de difícil digestión, como las ensaladas o la col.

Existen diversas variedades de tés que nos pueden ayudar cuando sufrimos diarrea, siendo uno de los modos caseros más fáciles y efectivos de tratar esta afección, que además nos ayuda a mantenernos hidratados. Y es que el té posee taninos con propiedades astringentes, de modo que resulta la bebida perfecta para acompañar a nuestra dieta especial. El té de manzanilla nos ayudará a tratar la inflamación intestinal, aunque el té negro y el té verde también servirán a nuestro propósito.

Hinojo

Otro remedio casero bebible es el líquido resultante al hervir semillas de hinojo. Esta hierba tiene muy buenos resultados en el tratamiento de afecciones del sistema digestivo tales como gases, hinchazón abdominal y, claro está, diarrea. Tan sólo hay que colar la mezcla y dejarla reposar unos minutos para que se enfríe y ¡listo!

Manzana

appleCuriosamente, la manzana es una fruta que nos sirve tanto para el estreñimiento como para la diarrea. Esto es posible gracias a la pectina, un tipo de fibra que funciona como regulador del aparato digestivo, de modo que es muy efectiva a la hora de retener el agua que hace líquidas las heces y así lograr ganar consistencia. La mejor manera de consumirla cuando se sufre de diarrea es asada, hervida o rallada; ingiérela cruda y con la piel cuando tus problemas digestivos estén relacionados con el estreñimiento.

Membrillo

Siguiendo la línea de la manzana, otro alimento que es rico en taninos (compuestos que son muy útiles en caso de diarrea dadas sus propiedades tanto astringentes como antiinflamatorias) es el membrillo. Este alimento también tiene pectina, de manera que favorece la ralentización del ritmo intestinal y, por consiguiente, supone un alivio y una mejora en los casos de diarrea vírica.

Yogur natural

Aunque a muchos pueda parecerle curioso, el yogur natural es un excelente alimento para combatir la diarrea dada la gran cantidad de bacterias beneficiosas para nuestro organismo que contiene. Precisamente, estas bacterias nos ayudan a regular y a cuidar de nuestra salud intestinal; sin embargo, durante estos episodios es importante evitar otros lácteos, como por ejemplo la leche o los quesos grasos.

Plátano

Otra de las frutas que nos sentarán de maravilla en caso de padecer diarrea es el plátano. Además de resultar una fruta muy fácil de comer, nos ayudará a reponer algunos de los minerales que perdemos durante todo el proceso gracias a su potasio. Las piezas deben consumirse lo más maduras posibles y nos servirá para endurecer las heces y aliviar los síntomas de la diarrea.

Carne

Pero no cualquier tipo de carne; hay algunas que puedes consumir sin riesgo a que agraven tu estado intestinal. Por ejemplo, una pechuga de pollo a la plancha te sentará de maravilla, o también los filetes de pavo o de ternera. Evita el uso de aceites y las carnes muy fibrosas como el cordero. El jamón cocido también es una muy buena opción, pero huye de los embutidos.

Como ves, existen muchos alimentos que puedes consumir a pesar de que tengas que controlar la dieta. Y sobre todo, recuerda que lo más importante es no forzar a tu cuerpo. En el período más agudo de la gastroenteritis tendrás una menor tolerancia a todo tipo de comidas; a medida que vayan transcurriendo los días podrás ir introduciendo nuevos alimentos a tu dieta para normalizar al cuerpo de cara a tu rutina habitual.

Hasta que no mejores es preferible evitar, ademá de los ya mencionados, toda una serie de alimentos que empeorarán tu estado: los alimentos ricos en grasas o condimentados, los frutos secos y las legumbres y los panes integrales son buenos ejemplos de ello. El modo en cómo cocines los platos también es muy importante: opta por técnicas como a la plancha, al horno, hervidos o al vapor, pero prescinde de guisados, fritos y rebozados.