Estudios sobre el cansancio y rendimiento físico

La fatiga mental o cansancio, un estado psicobiológico causado por periodos de intensa actividad cognitiva, limita la tolerancia al ejercicio físico. Esta limitación, según un artículo publicado en la revista Journal of Applied Physiology por investigadores de la Bangor University (Gales, Reino Unido), sería debida a una percepción más elevada del esfuerzo realizado y no a mecanismos relacionados con el sistema cardiorrespiratorio y muscular.

 

Dieciséis participantes (10 hombres y 6 mujeres con una edad media de 26 años) fueron asignados aleatoriamente a dos grupos experimentales: 8 participantes, después de 90 minutos de un intenso esfuerzo mental (fatiga mental), realizaron ejercicio físico sobre una bicicleta estática hasta quedar exhaustos, y otros 8 realizaron la misma actividad física después de 90 minutos de observar unos documentales emocionalmente neutros.

 

Los participantes fueron evaluados y se comprobó que en aquellos con fatiga mental antes del ejercicio, se reducía el tiempo necesario para quedar exhaustos pedaleando, cuando se comparaban con los que no habían sido sometidos a una intervención que les había provocado fatiga mental.

 

Es por ello que, aquellas personas que realizan ejercicio físico deben seguir una alimentación equilibrada a base de productos lo más naturales y menos procesados posibles y haciendo uso de suplementación deportiva en caso que sea necesario, con tal de aumentar y mejorar el rendimiento.

 

Este efecto negativo de la fatiga mental sobre la actividad física no estaba relacionado con las funciones cardiorrespiratoria y muscular. Sin embargo, en los individuos mentalmente fatigados la percepción del esfuerzo que están realizando se encuentra elevada, por lo que abandonan el ejercicio físico antes de aquellos que no estaban fatigados mentalmente.

 

La conclusión de los autores es que sus hallazgos demuestran que la fatiga mental limita la tolerancia física en los seres humanos a través de una percepción más elevada del esfuerzo que están realizando y no por mecanismos relacionados con las funciones de los sistemas cardiorrespiratorio y muscular.