La esclerosis múltiple

Muchos son los que aún al escuchar hablar sobre esclerosis múltiple se llevan las manos a la cabeza, en la mayoría de ocasiones sin saber muy bien qué es.

La esclerosis múltiple es una enfermedad degenerativa del sistema nervioso central, que ataca directamente a la mielina o sustancia blanca. Pero no quiero incidir demasiado en términos científicos, porque solo a los médicos les interesa y realmente pienso que este artículo será más útil para alguien que no sea médico y que quiera conocer otra versión de esta enfermedad.

Cuando se habla de EM se visualiza enseguida una persona enferma en una silla de ruedas y sin muchas posibilidades en el mundo profesional al menos.

Esclerosis múltipleSin embargo dentro de las categorías de EM existe una parte benigna, en la que la enfermedad parece estar de algún modo latente. No descubrirías jamás que esa persona padece EM.

EM tabú en empresas

Este carácter de invalidez con el que se asocia a las personas que padecen Esclerosis múltiple hace que ninguna de ellas se atreva a comentar libremente que lo padece. Lo cierto es que a nadie le gusta que le rotulen de ninguna manera y menos con una enfermedad, pero ese secretismo crea cierto temor a ser descubierto.

Sería una exageración compararlo con el mundo gay, pero encuentro ciertas similitudes.

La vida de alguien con EM

Esclerosis múltipleAquellas personas que padecen EM y que son afortunadas por ser de esas a las que jamás descubrirías que lo padecen, suelen tener una vida absolutamente normal, aunque por supuesto serán necesarias las revisiones periódicas al neurólogo y casi seguro tendrá una medicación crónica, pues deben saber que aún en la actualidad no existe cura para la enfermedad.

Normalmente el tratamiento suele incluir inyecciones subcutáneas varias veces a la semana de interferón beta B más comúnmente.

El tratamiento suele afectar a un porcentaje alto de la población con EM en el sentido de la producción de efectos secundarios que en muchas ocasiones resultan bastante molestos. Fiebre, malestar general, mareos, escalofríos, síntomas similares a los de una gripe. También son muchos los que afortunadamente ya dejaron los pinchazos y ahora su tratamiento es vía oral.

Con los efectos secundarios de carácter pseudogripal que sufre el paciente debido al interferón, es necesario tomar tras cada inyección pastillas de paracetamol para paliar estos síntomas. Como a lo largo de la semana necesitan pincharse tres veces, normalmente lunes, miércoles y viernes, los síntomas surgen a las horas de pincharse, por lo que a lo largo de la semana prácticamente todos los días, el paciente tiene estos síntomas y debe tomar cada 8 horas paracetamol. Lo ideal es hacerse con un pastillero semanal para tener siempre a mano las pastillas de paracetamol y no saltarse una toma, ya que es muy molesto pasar una semana tras otras como si tuviera gripe constantemente.

Sin embargo, nunca se verá a alguien que tenga controlada la enfermedad quejarse por los efectos secundarios del tratamiento.

En cuanto a la cura, aunque a día de hoy no existe una certeza de una cura clara para la esclerosis múltiple sí que se asoman algunas novedades que apuntan a que la cura de la enfermedad cada vez está más cerca. Aunque el proceso es largo, no solo en la comprobación en animales y después en humanos, después llegará la batalla entre farmacéuticas y órganos gubernamentales.

Sin embargo, la esperanza de conseguir finalmente un tratamiento (no un paliativo), está ahí, cada vez más cerca. Y ése es un pensamiento alentador.