Preciada envoltura

La piel del ser humano es una parte del cuerpo que sirve para mucho más de lo que imaginas.

Además de protegernos, la piel sirve en muchas ocasiones para avisarnos de que algo no va bien. Es un indicador de nuestro estado de salud.

Por supuesto no todas las pieles son iguales, determinadas pieles requieren de cuidados mayores, y otras enferman con mayor facilidad.

¿Conocemos nuestra piel?

Preciada coberturaLa piel es más intrigante de lo que pueda parecer, y con la evolución de nuestra capa de ozono, más nos vale cuidarla.

Conozcamos más de cerca cómo funciona nuestra piel.

Para empezar es un órgano, de hecho es el más largo que tenemos y el que tiene uno de los más importantes trabajos, mantener nuestro cuerpo alejado de infecciones.

También es el perfecto indicador de la temperatura y gracias a ella somos capaces de sentir, frío o calor, también el dolor.

Y nos da un buen color cuando la exponemos al sol. ¿Sabes por qué la piel se vuelve más oscura al exponerse al sol? Principalmente para protegernos de las células cancerígenas. Aunque hay que recordar que es peligroso exponerse en las horas centrales del día sin protección.

Funciones de las capas de la piel

Preciada coberturaSeguro que ya sabes que la piel se compone de tres capas, epidermis, dermis y la hipodermis. La epidermis es la parte que vemos y también es la parte sobre la que suelen actuar los cosméticos, cremas, maquillaje, etc.

¿Quieres saber por qué nuestra piel aparece más cansada a medida que nos vamos haciendo mayores? La respuesta está en la renovación de la misma. Mientras somos jóvenes es renovada aproximadamente cada 16 días, más o menos al llegar al punto intermedio de los 30 esa cifra se dobla y ahora la epidermis se renueva 1 sola vez al mes. Y ¿qué pasará al pasar los 50? Pues los días se alargan un poco más pero no demasiado, se renovará cada 37 días, pero el intervalo ya muestra el aspecto cansado de nuestra piel.

Como ayuda a este proceso se recomienda la exfoliación de la piel cada dos semanas al llegar a cierta edad claro. De este modo nosotros estaremos ayudando a que se produzca esta renovación, esta regeneración que será la encargada de dar ese aspecto fresco.

La siguiente capa es la dermis, la que seguramente más nos interesan a todos, porque es la causante de que apreciemos arrugas en nuestro rostro. Efectivamente esta capa aporta estructura y por apuntar un dato, ninguna crema puede acceder a ella, esa es su función. Podemos evitar su envejecimiento evitando en la medida de lo posible su exposición al sol. Exacto, el mejor antiarrugas es una crema solar.

Y la hipodermis, la capa más baja es la encargada del sudor.

Cuidar nuestra piel forma parte del cuidado de nuestra salud, su función es de las más importantes, y no sólo evitaremos problemas a otra escala sino que además mantendremos un aspecto joven y saludable con un correcto tratamiento de nuestra piel.