Adicciones fuera

Tener una adicción es un grave problema, es una enfermedad que como cualquier otra llega sin avisar, porque desgraciadamente cuando te das cuenta de que eres adicto, es demasiado tarde.

Sin embargo desde que te das cuenta hasta que pones remedio pasa un intervalo de tiempo en el que y según la adicción que padezcas puedes hacerte mucho daño y también puedes hacérselo a tu familia.

 

Decide ya

Tratamiento adiccionesLos tratamientos para las adicciones suelen incluir a veces medicamentos que pueden desviar tu adicción de algo para atender a este nuevo aliciente.

Sin embargo un tratamiento para las adicciones que está rompiendo barreras a nivel mundial es el que se aplica a través de la hipnosis.

Seguro que más de una vez has escuchado que tenemos una mente privilegiada aunque nada aprovechada, pues esta realidad es la que tenemos que descubrir. A través de nuestra mente podemos conseguir grandes cosas. Si conociéramos nuestra mente, tendríamos grandes capacidades que en la actualidad siguen latentes.

El trabajo mental hace posible que en pocas semanas la persona supere su fobia, su adicción sin ningún tipo de secuela, sin ningún tipo de tratamiento con fármacos, sin intervenciones quirúrgicas.

 

La mente abre el camino

Tratamiento adiccionesHabría que analizar en primer lugar el tipo de adicción del que se trata y las probabilidades de éxito que tendríamos. También es importante valorar la posibilidad  de aplicar el tratamiento mediante hipnosis, a veces prima la urgencia por temas de salud y es mejor decidirse por la vía tradicional.

Pero para que conozcas la eficacia de estos tratamientos un dato, en EEUU ya se utiliza la hipnosis en algunos quirófanos como técnica complementaria a la anestesia.

Pongamos algunos ejemplos, la hipnosis funciona perfectamente en adicciones por ejemplo a la comida o al chocolate. Este tipo de hipnosis destaca porque por lo general la gente que padece adicción a la comida tiene un sobrepeso considerable que hace que los médicos le aconsejen casi en la mayoría de ocasiones la operación para la instauración del balón intragástrico.

Pues bien, mediante la hipnosis se consigue perfectamente que esa persona no sienta necesidad de comer, es como conseguir a través de la mente los efectos que tendría la operación quirúrgica para la instauración del balón, pero sin cicatrices, sin anestesia.