Periodo menstrual y dolor de cabeza

El dolor de cabeza es una de las afecciones más comunes en el ser humano, pero en el caso de la mujer es aún más acusado. Por si fuera poco tener que lidiar con la sintomatología base de la regla (dolores menstruales), el componente hormonal juega un papel muy importante en el desarrollo de migrañas por parte de la mujer.

Es por esta razón que la presencia de migrañas en la mujer suele aparecer o acrecentarse a partir de la menarquia (nombre con el que conocemos la primera regla). A partir de aquí, no será raro experimentar dolores de cabeza en determinados puntos de los procesos de ovulación y de menstruación; además, cuando hacemos referencia a que los cambios hormonales suponen una mayor incidencia de esta dolencia, también hay que pensar que es normal que tratamientos como la píldora anticonceptiva agraven esta situación.

Existen dos tipos de migrañas menstruales: la pura y la relacionada. En el caso de la migraña menstrual pura nos referimos a esos brotes de migraña localizados en los días previos a la regla, es decir, durante la fase premenstrual (puede abarcar entre 5 y 11 días antes de la regla, y que puede prolongarse uno o dos días ya durante el periodo). Muchas mujeres experimentan toda una serie de síntomas durante esta fase, y los dolores de cabeza son uno de ellos. Esta migraña también puede acontecer durante los primeros días de sangrado y se caracteriza por no presentar más episodios fuera de estos días. Por otra parte, la migraña relacionada con la menstruación significa que, además de existir un dolor de cabeza durante los días críticos (entre el periodo premenstrual y los primeros sangrados), también pueden aparecer migrañas en otros momentos del ciclo, extendiendo mucho más el proceso.dolor-de-cabeza-menstrual

Las fluctuaciones que, mes a mes, experimentan los estrógenos (las hormonas sexuales femeninas) son los causantes de estas migrañas en las mujeres. De la misma manera que estas hormonas alcanzan su punto más alto durante el proceso de ovulación, sus niveles bajan durante la menstruación. Los estrógenos son capaces de modular el sistema del dolor pero su bajada puede comportar cambios de humor e incluso depresión en la mujer, estados anímicos que tantas veces se han relacionado con el sexo femenino durante estos periodos del mes.

También es necesario saber que existe otro tipo de migraña, aunque este no tiene un origen hormonal. Se trata de un tipo de dolor de cabeza que aparece en la fase final del periodo o justo después de las últimos sangrados y su causa lo provoca la falta de hierro. La pérdida de sangre que se produce durante los días que dura la menstruación pueden producir este déficit, sobre todo en mujeres que tienen un sangrado abundante. En estos casos es necesario suministrar suplementos de hierro para cubrir la pérdida experimentada y así recuperar la condición física.

De la misma forma que las migrañas hacen su acto de aparición a partir de la primera regla, también es muy normal notar una mejoría durante el embarazo, e incluso experimentar su completa desaparición a partir de la menopausia, con el cese de la menstruación. Sin embargo, con tal de aliviar los efectos de este tipo de migrañas durante el resto de etapas de la vida de la mujer, conviene seguir una serie de recomendaciones: cuidar la alimentación, hacer ejercicio y, en definitiva, cuidar la salud general puede disminuir los efectos del síndrome premenstrual y mejorar nuestra condición general. También existen determinados fármacos para aliviar dolor de cabeza que pueden ayudarnos a pasar esos incómodos momentos, como Gelocatil Adultos (paracetamol), y hacer mucho más llevadero el proceso.