Estudios sobre el cansancio y rendimiento físico

La fatiga mental o cansancio, un estado psicobiológico causado por periodos de intensa actividad cognitiva, limita la tolerancia al ejercicio físico. Esta limitación, según un artículo publicado en la revista Journal of Applied Physiology por investigadores de la Bangor University (Gales, Reino Unido), sería debida a una percepción más elevada del esfuerzo realizado y no a mecanismos relacionados con el sistema cardiorrespiratorio y muscular.

 

Dieciséis participantes (10 hombres y 6 mujeres con una edad media de 26 años) fueron asignados aleatoriamente a dos grupos experimentales: 8 participantes, después de 90 minutos de un intenso esfuerzo mental (fatiga mental), realizaron ejercicio físico sobre una bicicleta estática hasta quedar exhaustos, y otros 8 realizaron la misma actividad física después de 90 minutos de observar unos documentales emocionalmente neutros.

 

Los participantes fueron evaluados y se comprobó que en aquellos con fatiga mental antes del ejercicio, se reducía el tiempo necesario para quedar exhaustos pedaleando, cuando se comparaban con los que no habían sido sometidos a una intervención que les había provocado fatiga mental.

 

Es por ello que, aquellas personas que realizan ejercicio físico deben seguir una alimentación equilibrada a base de productos lo más naturales y menos procesados posibles y haciendo uso de suplementación deportiva en caso que sea necesario, con tal de aumentar y mejorar el rendimiento.

 

Este efecto negativo de la fatiga mental sobre la actividad física no estaba relacionado con las funciones cardiorrespiratoria y muscular. Sin embargo, en los individuos mentalmente fatigados la percepción del esfuerzo que están realizando se encuentra elevada, por lo que abandonan el ejercicio físico antes de aquellos que no estaban fatigados mentalmente.

 

La conclusión de los autores es que sus hallazgos demuestran que la fatiga mental limita la tolerancia física en los seres humanos a través de una percepción más elevada del esfuerzo que están realizando y no por mecanismos relacionados con las funciones de los sistemas cardiorrespiratorio y muscular.

Aprende como engordar rápido

Ahora vas a averiguar como engordar rápido. Seguro que estás buscando un cuerpo tonificado y te sientes frustrado porque necesitas ganar peso para tener la masa magra que necesitas.

La gente con mucha actividad en el gimnasio tiene la capacidad de ingerir un número superior de calorías. Más de lo que la gente sin actividad física o una ligera actividad podríamos asumir.

 

Define qué tipo de actividad desarrollas

como engordar rapidoEs verdad que podríamos hacer un esfuerzo y comer algo más (aquellas personas que no hacemos demasiado ejercicio) pero el resultado final sería engordar hasta ponernos gordos y eso no nos gustaría.

La cuestión es que si necesitas ganar masa magra, debes analizar en primer lugar tu nivel de actividad. El nivel intermedio está en aquellas personas que tienen un entrenamiento moderado al menos durante 3 días a la semana y un máximo de 5.

Una vez analizado tu comportamiento en entrenamiento es hora de llevar el control de tu peso. El registro de tu peso te ayudará a determinar las calorías que necesitas ingerir. Para ganar peso es obvio que necesitarás tomar un número superior de calorías de las que quemas.

 

La cuestión está en las calorías

como engordar rapidoLas calorías que debes comer no pueden ser cualquiera por eso, las personas que buscan ganar y generar músculo deben conocer los alimentos a la perfección, con el objetivo de conocer cuáles son aquellos que son los necesarios para generar tan sólo músculo.

Si no sabes cuantas son las calorías que debes consumir para conseguir tu objetivo en internet puedes encontrar sitios que te informan sobre la mejor y más sencilla forma de controlarlo y saber cuánto comer.

Los cálculos no son siempre exactos y por eso el registro de la evolución de tu peso debe ser milimétrica. Irás controlándolo cada dos semanas y si no engordas lo que necesitas debes aumentar las calorías un número específico.

Al igual que mantener un control de lo que se come es importante también llevar un control médico que asegure el correcto método de alimentación que estamos llevando.

Tus objetivos y la salud son importantes.