La ortodoncia y sus tipos

brackets

Cuando hablamos de la ortodoncia lo hacemos de una especialidad dentro de la odontología que se encarga de estudiar, prevenir, diagnosticar y tratar las anomalías de forma, posición, relación y función de las estructuras dentales.

Existen muchos motivos para la corrección de las malposiciones dentales:

  • Mejora al masticar
  • Hacen posible una mejor higiene
  • Previene la caries, puesto que cuando mejora la higiene hay menos placa
  • Mejora del perfil pareciendo más joven
  • Se previenen los problemas de las encías
  • Te verás mejor
  • Mejora sensible de la autoestima.
  • Se evitan los desgastes dentales por mala posición

 

¿Cuáles son los principales tipos de ortodoncia?

Existen varios tipos que vamos a ver:

Ortodoncia Interceptiva

Se practica en los niños mientras tienen la dentición temporal “de leche” o mixta. Básicamente es una ortodoncia preventiva que busca impedir que haya alguna clase de maloclusión. El objetivo es contribuir de forma positiva a que se establezca una dentición permanente, funcional y estética. Busca también el erradicar malos hábitos como la succión del pulgar, morderse las uñas, etc.

Todo ello hace que sea muy importante la revisión a edad temprana entre los 4 y los 6 años o no más tarde de los 7/8 años.

 

Ortodoncia correctiva

Se produce cuando necesitamos corregir maloclusiones ya establecidas. Se dan en edad juvenil y adulta cara a resolver estas maloclusiones, estética facial y morfológica.

Actualmente hay varios tipos de esta ortodoncia, con aparatos removibles o que pueden ser fijos:

 

Aparatos removibles

El paciente se los puede quitar y poner él mismo. Están basados en aplicar una serie de presiones controladas sobre los dientes que queramos desplazar, usando algunos elementos metálicos, caso de resortes, arcos y tornillos.

Se recomiendan para la expansión de los maxilares o cuando se busca la corrección de mordidas cruzadas y apiñamientos de carácter leve. Cuenta con sus ventajas, pero también hay que ser consciente de sus limitaciones.

Aparatos fijos

En este sentido, los brackets son los más conocidos y usados. La ortodoncia fija tiene varios elementos, como las bandas, tubos de ligaduras, arcos y los propios brackets. Una vez colocados en las piezas dentales, producen la fuerza necesaria para que se puedan dar los movimientos que se desean.

Muy indicados para malposiciones, dientes rotos, cerrar espacios dentales, mala oclusión, etc.

 

Tipos de brackets

 

Vamos a ver las clases de brackets existentes:

Brackets metálicos

 

Son los más comunes y fueron los primeros que salieron al mercado.

 

Brackets zafiro

Trasparentes y donde la única parte que tienen de metal es el arco. Mejores desde el punto de vista estético y de la misma eficacia que los metálicos.

 

Brackets de porcelana

Estos brackets fueron los primeros estéticos en aparecer en el mercado. Son de color blanco opaco similares a los dientes.

 

Brackets linguales o incognito

 

Se colocan en la parte interna de los dientes. Están personalizados para cada paciente.

 

Brackets sistema Diamond

Son unos brackets que hacen posible los movimientos más rápidos, con lo que se ahorra tiempo en el tratamiento y se pueden crear más espacios para alinear los dientes, por lo que no hace falta hacer exodoncias.

No hace falta usar ligaduras, por lo que van a aparecer menos rozaduras y llagas en la boca en el tratamiento.

 

Ortodoncia invisible. Invisalign

 

Este tipo de ortodoncia consta de un sistema de alineadores transparentes que se realizan de forma personalizada para cada paciente.

Cuenta con muchas ventajas, pues pasan desapercibidos, son confortables, se pueden retirar por el paciente para la limpieza, fáciles de cepillar, etc.  Además, son muy útiles cara a mantener la estética y ritmo de vida que necesitan pacientes con vida social o de reuniones constante de trabajo, sin interferir en su rutina ni tener problemas con rozaduras o llagas.

 

¿Qué debo hacer luego de asistir a dentistas en Bilbao y realizarme un tratamiento de ortodoncia?

Para tener una sonrisa perfecta y unos dientes muy alineados es necesario asistir a dentistas en Bilbao y realizarse un tratamiento de ortodoncia, pero la solución no solo es esa, para tener una buena salud bucal y unos dientes hermosos es indispensable realizar una serie de pasos para lograrlo.

La higiene bucal es esencial en cualquier momento y para todas las personas, pero es aún mucho más delicada cuando se lleva una ortodoncia, puesto que es más fácil que se acumule el sarro y que se generen procesos infecciosos ocasionados por las bacterias, por esta razón, es necesario cuidar adecuadamente el aparato y llevar una vida saludable.

¿Qué cuidados se deben tener en cuenta luego de un tratamiento de ortodoncia?

Para aparatos fijos, destacan los siguientes aspectos:

  • Evitar introducir objetos o alimentos que puedan despegar el aparato o que puedan deformar los alambres.
  • Dejar a un lado las bebidas con gas y con alto contenido de azúcar, pues al cepillar pueden quedar restos y empeorar la salud de los dientes.
  • Cortar los alimentos en pequeños trozos antes de masticarlos, también es recomendable hacerlo con las frutas y las verduras que sean muy duras.
  • Cepillar los dientes inmediatamente después de cada comida y hacerlo con suavidad.

En cuanto a los aparatos removibles, se debe hacer lo siguiente:

  • Mantener el aparato removible en su caja cuando no esté en la boca.
  • Cepillar con pasta de dientes, agua o vinagre los aparatos muy bien, antes y después de introducirlos en la boca
  • Evitar extraerlos a cada momento, es importante recordar que para que el tratamiento sea efectivo es indispensable mantenerlos en los dientes el tiempo que el médico recomiende.

Adicionalmente, se deberá acompañar estos cuidados con una alimentación balanceada, buena higiene bucal y acudir al odontólogo cada cierto tiempo para observar mejoras.

dentistas en Bilbao

Ir al dentista tranquilo

Cuando vamos al dentista nos preocupan muchas cosas. Empezamos a montarnos historias en la cabeza, que si nos va a doler, que si tengo muchas piezas afectadas, que si el dentista va a intentar timarme. Al final todo puede reducirse a que tienes una caries y te empastan la pieza y a casa.

Si es cierto en que existen casos en los que nos llevamos la sorpresa que el problema que tenemos es mayor y la pieza está muy afectada y es mejor la extracción. La recomendación de los odontólogos es que si es imprescindible quitar la pieza, nos pensemos muy seriamente el recurrir a los implantes dentales madrid, para evitar que se nos quede el hueco en la encía, que tanto nos afecta a la estética de la boca y que a la larga provoca que el resto de dientes se muevan y aquella ortodoncia que tanto tiempo y dinero nos costó se vaya al traste.

Cuando vamos al dentista girona debemos tomárnoslo con calma, lo más importante es confiar en el profesional que tienes delante y si además este te tranquiliza y te indica los pasos que va a seguir y como va a solucionar tu problema mejor. A todos cuando no sentamos en el sillón comienzan a sudarnos las manos y a pensar que nos va a doler, pero actualmente las técnicas odontológicas han avanzado mucho y rara son las ocasiones en las que el proceso duele. Recuerda que la salud bucodental es fundamental y que debemos asistir al dentista regularmente, por lo menos una vez cada seis meses para revisar nuestros dientes y en una de esta visitas aprovecha para realizarte una limpieza.

El otro día visité un dentista, el cual me dio muy buena sensación, porque hablando durante la visita me contó cuál era el procedimiento para la desinfección del instrumental que utilizan.

Miedo a los contagios

Dentista Leganés Esa es quizás la máxima preocupación para un paciente. La boca es el origen de muchas enfermedades, y a los dentistas vamos todos. Tú no sabes (ni siquiera lo sabe el dentista a no ser que el paciente le informe) qué enfermedad puede tener el anterior paciente, quizás SIDA, quizás hepatitis. La realidad es que el profesional se enfrenta a estos riesgos y han existido casos en los que estos médicos de la boca han sido infectados por algún paciente con estas enfermedades.

Es una realidad, está ahí pero acerquémonos a cómo desinfectan el instrumental no reciclable.

En primer lugar los profesionales que trabajen en una clínica odontológica han de utilizar guantes. Tanto para tratar al paciente como manipular el instrumental, antes y después. Antes de llevar a cabo el proceso de desinfección se tiene que lavar el instrumental. Se realiza un prelavado que es el paso en el que el dentista sumerge directamente el instrumental en una solución con un detergente especial. Después es el turno del lavado, secado y empacado.