Hongo de los pies – Cómo identificarlo apenas aparece

El hongo de los pies se manifiesta en la primavera y el verano cuando hace calor o en lugares que por naturaleza están siempre húmedos, como duchas y vestuarios de centros deportivos y gimnasios o piscinas públicas. La onicomicosis que ataca a las uñas y el famoso pie de atleta (tiña) son las variedades más abundantes.

Estos tipos de hongos se multiplican a gran velocidad e invaden el pie; además son muy contagiosos por lo que, con facilidad, se transmiten a otras zonas del cuerpo de la misma persona (por contacto directo) o incluso a cualquiera que se bañe en el área o use un calzado infectado. Generalmente, producen picazón, aunque muchas veces se inician de un modo asintomático.

 hongo de los pies

Ambas afecciones son muy comunes, siendo la onicomicosis, que se aloja entre el dedo y la uña, la que exige más cuidados a la hora de eliminarse. Para identificarla hay que prestar atención al color de las superficies córneas; que, al principio toman un tono amarillento y con el tiempo se oscurecen, hasta volverse negras. La textura, por otro lado, también es un buen indicador del problema, ya que tienden a presentar un aspecto carcomido.

El pie de atleta, por su parte, puede aparecer entre o por debajo de los dedos y, en ocasiones, en cualquier área de la zona plantar. Sus síntomas serían: picor intenso y sensación de ardor; inflamación y enrojecimiento de la región afectada; mal olor; piel reseca, agrietada o descamada que podría sangrar. En los casos más serios se forman ampollas supurantes.

Dado que las primeras manifestaciones de la tiña coinciden con la piel seca, existen altas probabilidades de equivocar el diagnóstico y no tratar el problema sino hasta que la infección ha avanzado considerablemente. Las recomendaciones incluyen revisar con constancia esa sección de la anatomía, cuidar bien de las uñas y visitar al podólogo en cuanto se descubran los primeros síntomas, de manera de tratarlos con rapidez.